Índice de Masa Muscular: ¿Cómo calculas el tuyo?

Cuando una persona decide tomar las riendas de su entrenamiento y de su alimentación es porque tiene objetivos muy concretos, como aumentar la masa muscular o bajar de peso, ¿no es verdad? Por eso, existe el Índice de Masa Corporal, un número concreto que te puede orientar para dejar alineados tus objetivos particulares con la salud y el bienestar. 

Aumentar la masa muscular o bajar de peso son unos de los principales objetivos entre las personas que entrenan, pero muchas veces, si no estamos conscientes de nuestro peso ideal podemos realizar prácticas inadecuadas, por eso es importante que entendamos bien de qué estamos hablando.

¡Sigue leyendo y descúbrelo!

¿Qué es el Índice de Masa Corporal – IMC?

El IMC es un cálculo que vincula nuestro peso y nuestra altura para decirnos —aproximadamente— cuál es nuestro peso ideal. También se conoce como el índice Quetlet.

Si bien este cálculo tiene mucha aceptación en el mundo del deporte, no se trata de una verdad científica, sino de una referencia para evaluar como nos estamos alimentando. Además, puede variar según algunos factores como veremos más adelante. 

Si todavía te parece un poco complejo, no te preocupes. ¡Te lo explicaremos todo a lo largo del artículo!

¡Continúa leyendo! 

¿Cómo se calcula el IMC?

El IMC es muy fácil de calcular. Su fórmula es:

peso (kg) / altura m²

Por ejemplo, para una persona que mide 1,80 m y pesa 80 kg el cálculo sería 80/3.24 y su IMC sería de 24,69.

¿Y para qué sirve ese número? Para detectar problemas de obesidad y, también, orientarnos en nuestras acciones en relación a nuestra alimentación y nuestro entrenamiento. La correspondencia que este indicador establece es la siguiente:

  • Menos de 18,5 significa que estás por debajo de tu peso ideal;
  • Entre 18,5 – 24,9 estás en tu peso promedio;
  • Entre 25 – 29,9 tienes sobrepeso;
  • Más de 30 representa un problema de obesidad.

Medir directamente la cantidad de grasa corporal es muy caro y complejo, por eso el IMC es tan famoso, pues es una forma práctica, económica y fidedigna para saber si estamos o no con sobrepeso.

Pero, ¿qué es la masa corporal después de todo?

En términos científicos, la masa es la cantidad de materia que conforma cualquier cuerpo, por eso también cuando queremos referirnos al peso de algo hablamos de su masa. La cantidad de masa en relación con la fuerza de gravedad determina nuestro peso, o sea, cuanto más masa tenemos más pesamos.

Nuestro cuerpo está constituido por varios elementos, pero los que inciden en nuestra masa directamente son:

  • Músculos;
  • Grasas;
  • Huesos;
  • Órganos;
  • Fluidos.

Los huesos tienen un peso estable después de determinada edad, los órganos también y, en el caso, de los fluidos algunos salen de nuestro cuerpo, como por ejemplo cuando transpiramos y también en el caso de la orina. Por eso muchas veces bajar de peso puede ser un tema de deshidratación.

Con seguridad ya habrás oído que los luchadores muchas veces sufren problemas renales, pues, en algunas ocasiones, para bajar de peso antes de una lucha, toman diuréticos y se deshidratan.

Esta forma de bajar de peso no es real ni aconsejable. Lo indicado es tener en cuenta los músculos y las grasas que son sobre los que podemos tener más control cuando nos referimos al peso.

Los músculos y las grasas

Las grasas o tejidos adiposos son los grandes villanos del sobrepeso porque se acumulan como reserva. Por eso, cuando comemos mucho y hacemos poco ejercicio, la tendencia es aumentar de peso.

Los músculos, en cambio, son los buenos de la película porque nos ayudan con las funciones vitales, como en el caso del:

  • Músculo cardíaco: Que hace parte del corazón y que no depende de nuestra voluntad;
  • Músculo liso: Que hace parte de la mayoría de los órganos y que también son involuntarios.

También, nos ayudan a movernos y a tener más resistencia física en el caso de los:

  • Músculos esqueléticos: Que son los músculos que nos permiten sostener nuestro esqueleto, movernos, mantener la postura y que responden a nuestra voluntad.

Los tejidos musculares y los tejidos adiposos son creados por nuestras células usando los nutrientes que se encuentran en nuestro flujo sanguíneo, de ahí viene ese estrecho vínculo entre alimentación y masa corporal, pues cuando no nos alimentamos bien el organismo toma los nutrientes de esos tejidos y, en consecuencia, nuestro peso disminuye.

¿Para qué sirve el IMC?

Principalmente, para orientarnos al momento de tener dietas y entrenamientos para bajar de peso y también para prevenir enfermedades como la obesidad.

Cuando adquirimos el hábito de controlar nuestro peso, tanto en nuestro día a día como antes y después del entrenamiento, no solo conoceremos más nuestro propio metabolismo, sino que también podremos diferenciar la pérdida de peso de la pérdida de líquido propia del ejercicio físico. 

¿Es realmente confiable el IMC?

Sí es confiable, pero eso no significa que en caso de necesidad no consultes a un profesional.

La masa corporal, si bien también varía dependiendo del género y la edad, puede ser establecida por promedio.Por lo tanto, para fines de orientación es una excelente herramienta, de cualquier forma es importante tener en cuenta que:

  •  Las mujeres suelen tener más grasa corporal que los hombres aunque tengan el mismo IMC;
  • De la misma forma, las personas que tienen una edad un poco más avanzada también comparten esta tendencia de tener más grasa corporal que los más jóvenes;
  • Los atletas, por su propia condición, suelen tener más masa corporal que el promedio, pero por su masa muscular y no por sus tejidos adiposos y, por lo tanto, un nivel de IMC más alto no significa necesariamente sobrepeso.     

En el caso de que quieras más datos para orientarte mejor sobre tu peso puedes sumar otras informaciones como:

  • La circunferencia de tu cintura, pues las grasas que se acumulan en la parte abdominal son indicadores de riesgo de obesidad;
  • La presión arterial.

Si sumas estos dos factores al IMC podrás por lo menos tener una noción para saber si tienes un problema de sobrepeso o solo algunos kilos de más.

Esperamos que este artículo te sea útil y que el resultado del cálculo de tu IMC esté dentro de tus expectativas. Si ves que estás con sobrepeso, regula tu alimentación, no pares de hidratarte y mantén tu disciplina de entrenamiento.

error: Content is protected !!