Entrenamiento MILITAR ¿Funciona? | 3 Beneficios de practicarlo | Rutinas Gym

Debido a las responsabilidades que deben cumplir, los militares deben presentar pruebas de aptitud física para medir su fuerza, condición cardíaca y respiratoria y su capacidad física.

El entrenamiento físico militar consiste en diversos ejercicios físicos que se centran en los pectorales, abdominales y correr, añadiendo de igual forma otros ejercicios complementarios.

Un entrenamiento de mucha exigencia

La primera etapa del entrenamiento físico militar consiste en circuitos que se caracterizan por un conjunto de ejercicios realizados durante cierto número de repeticiones o tiempo. En una sesión común, un grupo de soldados pueden crear un circuito compuesto por flexiones, abdominales, corre y, además, ejercicios cardiovasculares.

Un entrenamiento de circuito regular de 20 minutos se puede llevar a cabo al completar el número de repeticiones de los ejercicios planteados, ya sean  lagartijas, sentadillas y flexiones seguidas con tres minutos de carrera.

El entrenamiento físico militar también está compuesto por un acondicionamiento metabólico.

Está diseñado para mejorar e incrementar la capacidad aeróbica y la resistencia del soldado, lo que puede mejorar directamente su destreza en la carrera.

Estos entrenamientos metabólicos incluyen prácticas deportivas como ciclismo, remo y natación. El uso de la bicicleta fija puede durar unos 20 o 30 minutos diarios que sirve para lograr una resistencia máxima, mientras que la natación mejora la fuerza del individuo y también su resistencia.

El CrossFit es también muy común en los entrenamientos físicos militares.

Este es un programa de fuerza principal y acondicionamiento con ejercicios funcionales y poco equipamiento. Estos se centran en la alta intensidad de los movimientos del cuerpo, promoviendo así un organismo sano y fuerte. Además, consisten en una mezcla de entrenamientos con pesas, ejercicios de gimnasia y acondicionamiento metabólico.

Por último, el entrenamiento de fuerza está hecho para promover un sistema muscular y óseo fuerte y flexible.

Este entrenamiento físico militar incrementa la capacidad del individuo de realizar repeticiones máximas de flexiones y abdominales.

Un ejemplo de esta práctica incluye por lo general cinco rondas de repeticiones de pull-ups seguidas por el press de banca. Los ejercicios adicionales también incluyen sentadillas, pesas rusas y peso muerto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!